Bienvenido el fracaso, aunque duela.